Soneto en epitafio

Aquí yace dormido un tal Silvero
la estadística oficial le da por muerto
Aquí mora, tranquilo, mudo y yerto
el ex-simio poeta misionero

De sus versos según los agoreros
surgirán espejismos del desierto
aunque el vulgo lo diera por experto
se guardó lo mejor en el tintero

Aquí reposa en quietud extrema
su corazón perdió la cruel partida
jugada entre un dios y un anatema

En su fosa conserváse la herida
que sangró con su último poema:
aquel que fue en defensa de la vida

_ __ _ _ _ _ _

(Del libro Versos Reversos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *