La generosa indebida

Por repartir su ropa a los salvajes
se quedó con muy pocos vestidos
por asistir a ingratos desvalidos
perdió sus muy costosos trajes

Por intentar obscuros salvatajes
extravió sus palomas con sus nidos
Tiene sus dos hombros doloridos
por cargar con infieles equipajes

Se despojó de anillos y pulseras
de muñecas y fotos de recuerdos
de cajitas musicales y joyeras

Casi empobreció por los izquierdos
Por derrochar comida entre las fieras
Por tirarle sus perlas a los cerdos

——–
(Del libro “Sonetos Ideales”)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *