Cuando cae el telón

Cuando cae el telón
del acto Vida
se nos abre las fauces
de lo obscuro
en el polvo marrón
Miramos
al vacío
distanciados
desde un estrecho rincón
Nadie nos llama ya
por nuestro nombre
Nadie llamarnos puede
A veces
abrazan aterrados
la pálida creencia
de alguna flor
de mudo aspecto
que enturbia la tristeza
de las noches frías
Y las otras gentes
huyendo del destino
corren a ningún lado
con las pupilas ciegas
Alborota pensar
que nosotros
vivientes de la nada
de algún agujero
del eterno misterio
esperamos su llegada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *