Cuentos
0

El rey de Bisgurnia

Había una vez un rey. Había una vez. Había una vez un rey en las lejanas tierras de Bisgurnia, reino solamente visible para aquellos que fehacientemente creían que existía el reino de había una vez. Y como este rey tenía fe absoluta en sí mismo, tomó conciencia de la importancia que significaba él para la […]

Había una vez un rey. Había una vez. Había una vez un rey en las lejanas tierras de Bisgurnia, reino solamente visible para aquellos que fehacientemente creían que existía el reino de había una vez. Y como este rey tenía fe absoluta en sí mismo, tomó conciencia de la importancia que significaba él para la existencia de su propio cuento, Sucedió entonces que su soberbia se elevó infinitamente, tanto que quiso cambiar la clásica proposición había una vez por el de hubo, hay y habrá siempre, en todos los cuentos de su reino. La ley antojada por el rey se aplicó inmediatamente, de tal modo que todos los libros de cuentos fueron quemados y reemplazados por los nuevos, donde se suplantaría una oración por la otra. El problema se presentó cuando quiso cambiar la expresión en su misma historia, pues cayó en la cuenta que era algo imposible, dado que, por ser él un integrante de su propio cuento, debería ser un personaje siempre escrito por otro, y no tenía forma de arbitrio sobre esto.
Qué extraño, se dijo el rey. Mi soberbia es casi infinita y soy el amo de toda Bisgurnia, sin embargo, no puedo perpetuarme desde mi propia historia.
Impulsivamente entonces, el rey de Bisgurnia se dirigió a su propio cuentista y con palabras enérgicas le dictaminó que redactara, para su caso particular, el enunciado hubo, hay y habrá siempre.
El escritor, por su parte, sólo se limitó a plasmar sobre el papel:
Había una vez un rey en las lejanas tierras de Bisgurnia. Había una vez.

anibalsilvero

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *