Poemas
0

Los dinosaurios

Y aquella horrenda madrugada se quitaron sus siniestras máscaras los dinosaurios Odiaban la melodía, el ritmo, la cadencia la sinfonía, la música, el acorde despreciando el sentido de la vida arremetieron con furia incontrolable contra los pobres instrumentos que habían nacido para el armónico compás quebraron el tambor acuchillaron las flautas rompieron una a una […]

Y aquella horrenda madrugada
se quitaron sus siniestras máscaras
los dinosaurios
Odiaban la melodía, el ritmo, la cadencia
la sinfonía, la música, el acorde
despreciando el sentido de la vida
arremetieron con furia incontrolable
contra los pobres instrumentos
que habían nacido para el armónico compás
quebraron el tambor
acuchillaron las flautas
rompieron una a una las guitarras
cortaron las cuerdas de todos los violines
ejecutaron las teclas de todos los pianos
y todos los objetos que producían sonido
los partieron en dos
hasta que en la ciudad de los cantores
no quedó instrumento
que pudiese albergar la melodía
Los opresores desmembraron
despedazaron todo
los fueron desgajando uno a uno
fragmentando, rompiendo
reduciéndolos a partículas sin nexo
a un montón de astillas y de añicos
Sin embargo
oh divina gracia
oh grandiosa creación del universo
a la música
a la música no pudieron quebrarla

Entonces los dinosaurios
aborreciendo todo lo creado
en junta decidieron
acabar en la ciudad con los cantores
y se lanzaron al acecho y a la rabia
emboscaron a los hombres
que profesaban de la música el oficio
Los balearon, fusilaron,
ametrallaron,
los ejecutaron uno a uno
los ahogaron
en el veneno de sus abominaciones
Fue aterrador aquello
un charco túrbido de aflicciones
gimió en el pueblo aquella noche
Mas oh increíble musa
oh trascendente expresión de la palabra
a la música
a la música no pudieron apagarla

Los tiranosaurios
hinchados de odio y espantados
en otra junta decidieron
asesinar todo vástago de músicos
que hubiese en la ciudad
degollar todo hijo de cantante
malograr todo infante sospechoso
cercenar hasta el último descendiente
de los infortunados cantantes
Embistieron entonces
pletóricos de crueldad y saña
aplastando las cunas de los niños
que tuvieran un cantor en su ascendencia
magullaron sus frágiles gargantas
asfixiaron sus tiernos cuerpecitos
molieron sus huesitos delicados
sus blanditas carnes trituraron
machacaron sus manos y bracitos
hasta que un horripilante lago de sangre
cubrió de sombrío espanto
la ciudad de los bohemios
nunca el horror se vistió con tanto negro
ni el dolor gimió en conmoción con tanta pena
Esa madrugada lloró la rosa
su lágrima más plena de congoja
En tanto
las macabras bestias
delirantes de fobia
en sus tenebrosos cuarteles
enarbolaron la bandera del tirano
se escudaron tras la hosca dictadura
se cubrieron con la capa más lúgubre de la negrura
Pero en las tinieblas más cerradas de la noche
en el ojo mismo de la bruma
como una chispa en la espesura
un coro de angelitos
inundó de repente en suave melodía
en todos los rincones de sus cuevas
Oh, espectacular misterio
glorioso enigma de la vida
a la música
a la música jamás pudieron callarla

Y maldecían las bestias la canción del infinito
que penetraba sus tímpanos y poros
escupían al sol, vociferaban
sus ponzoñas le quemaban las entrañas
y por cada maldición se hundían todos
rodaban al abismo de la tierra
se sumergían sin voz desesperados
aterrados de sí, endemoniados
poseídos de demencia
disociados
de cualquier idea de conciencia

Y mientras, en el pueblo
en primavera
renacían los geranios
despertaban sus trinos los canarios
los cisnes difundían sus encantos
las cascadas se despeñaban en melodía
y en clave de sol nuevos niños
con nuevos instrumentos con más fuerza
cantaban la historia lamentable
triste historia de los tiranosaurios
que eliminaron la guitarra,
a los cantores del pueblo
y luego a toda descendencia
pero a la música no
A ella no pudieron matarla.

anibalsilvero

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *